Cuéntanos tu idea

Modelos de Utilidad que NO funcionan

Hola Amigo:

Esta semana, por enésima vez, he tenido que explicar a un cliente por qué su invento NO es viable. 
 
¡Espera!
 
Me estoy refiriendo a inventores que ya vienen con su Patente o Modelo de Utilidad debajo del brazo. 
 
Así como te cuento. ¡De escándalo!
 
Caras rojas y sensación de “pelo tomado”. Es lo que veo en ese momento. 
 
Amigo, decidí contártelo porque ya no es un caso aislado. 
 
Nos llegan clientes todas las semanas, con Modelos de Utilidad cuyas descripciones técnicas, están cerca de ser un “chiste”:
  1. Memorias que contradicen principios básicos de la física. 
  2. Memorias que con la justificación de “hay que ser abiertos” para proteger más, no dicen absolutamente nada. 
  3. Memorias que se meten en descripciones técnicas muy poco pensadas, propias de quien jamás ha instalado un sensor o apretado un tornillo. 
Como puedes imaginar. Esta situación no me deja ni un poco tranquilo. 
 
Así que, en estas últimas dos semanas, he repasado casi medio centenar de Modelos de Utilidad. 
 
Amigo, creo que he encontrado dos errores muy perjudiciales para tu proyecto:
  1. El arte de no decir nada. 
Tanto en la memoria de Patentes como en la de Modelos de Utilidad, hay un apartado que es la clave.
 
Dicho de otra forma:  “el pollo del arroz con pollo” 
 
Me refiero a las Reivindicaciones de Innovación. 
 
Se trata del apartado donde se exige la descripción de lo que tu invento hace diferente.
 
OJO amigo, es el apartado donde tu asesor debe describir qué es lo que realmente estás protegiendo y sobre lo que esperas obtener un monopolio por X tiempo. 
Lo que me he encontrado en este apartado…es surrealista.
 
Reivindicaciones que, en sus cuatro renglones, vienen a  describir unas tijeras. 
 
Así, sin más. Y se quedan tan anchos. 
 
Es verdad lo aderezan con todo tipo de palabras rebuscadas, pero, si dibujas lo que describen, son unas tijeras de toda la vida. 
 
Claro, el título de Modelo de Utilidad lo consiguen, pero ante un litigio, ¿cómo se defiende que en pleno 2022, reivindicaban  un mecanismo de tijeras de toda la vida?
 
Después de darle mil vueltas, creo que puedo resumir los dos errores más comunes:
  1. El arte de no reivindicar nada. 
Por increíble que parezca, esta es la forma más común para que nos cuelen los goles. 
 
Si no se reivindica nada, porque somos muy “abiertos” en las descripciones, o describimos mecanismos más viejos que el carbón.
 
 Evidentemente, nadie se opondrá,  y… 
 
¡BINGO! 
 
Modelo de Utilidad Concedido = Dinero Cobrado.
 
Amigo, si ya tienes un Modelo de Utilidad, abre el apartado de “Reivindicaciones de Innovación”. 
 
Olvídate de las palabras técnicas y rebuscadas, que lejos de explicar con claridad lo novedoso de tu invento, parece que está redactado para que nadie lo entienda.
 
Dibuja en un folio, NEGRO sobre BLANCO, lo que se describe en cada reivindicación. 
 
Si el resultado de esta descripción, NO es realmente lo que tu consideras novedoso y diferente en tu invento, debes consultar a un experto para que te expliquen realmente que has protegido. 
 

Cruza los dedos.

2. Magia o Ingeniería. 
 
Este segundo error, es un parche habitual en casi todos los Modelos de Utilidad o Patentes que no se han demostrado antes en un prototipo.
 
Pero, como es domingo, prefiero no robarte un minuto más 🙂
 
Te lo contaré con lujo de detalles el próximo finde.
 
Recuerda…Con estos consejos, no pretendo venderte nada. 
 
Ya me metí en la cabeza que eres un hueso duro de roer.
 
Solo con mi compromiso de apoyar a nuestra comunidad de inventores. De la que tú, formas parte.
 
Si quieres ayudarme de alguna forma, puedes hacerlo: 
 
1. Déjanos una reseña y evaluación AQUÍ
 
2.Recomienda Prototécnica a otros inventores o directores de innovación. Reenviar a un amigo   
 
¿Te perdiste los consejos de los domingos anteriores? 
 
Ahora puedes leerlos “AQUÍ»
 
Un abrazo
 
Erick Remedios