Cuéntanos tu idea

Patentar una idea. Conceptos básicos que debes conocer antes de fabricar tu invento.

Antes de pensar en patentar una idea o en la protección legal de tu invento, es muy importante  que comprendas el proceso de transferencia del conocimiento, o sea, los pasos a seguir desde que tienes una idea hasta que se convierte en producto y posteriormente en un negocio rentable. 

Antes de entrar en materia, compartimos 4 conceptos que debes dominar antes de patentar una idea

Estudios de antecedentes: El estudio de antecedentes de los inventos, es uno de los procesos más importantes a la hora de patentar una idea. Se trata de un análisis de las “reivindicaciones de innovación” que se han registrado con anterioridad, tanto a nivel nacional como internacional. Es muy importante porque al estudiar los antecedentes de un invento, podemos identificar el nivel de novedad que creemos estamos aportando al mercado así como las oportunidades de innovación que podríamos desarrollar en nuestro futuro producto. 

Reivindicaciones de innovación: Las “reivindicaciones de innovación” son aquellas características diferentes y novedosas que convierten tu producto en una solución innovadora. Estas reivindicaciones de innovación, sin duda alguna, constituyen el núcleo duro o elementos clave de una patente o Modelo de Utilidad

Prototipos conceptuales: Como prototipo conceptual, podemos entender cualquier pieza, medio u objeto útil para mostrar a potenciales clientes nuestra intención de innovación. Los prototipos conceptuales son útiles para conseguir información sobre el posible comportamiento de los futuros clientes o compradores de las patentes, ante nuestras ideas.  

Prototipos funcionales: Los prototipos funcionales son versiones muy similares a los productos finales. Tomando como referencia la información resultante de los estudios de antecedentes de los inventos, así como la información conseguida a partir de los prototipos conceptuales, se fabrica el prototipo funcional. Los prototipos funcionales permiten validar la viabilidad técnica del producto, definir nuevas reivindicaciones de innovación, obtener referencias sobre los procesos de industrialización del producto y dar los primeros pasos de cara a la venta del invento o bien de la propia patente que pueda registrarse. 

Tomemos como referencia el siguiente ejemplo, basado en casos reales.

Hace un par de semanas, recibimos un grupo de inventores que estaban muy felices por haber obtenido un título de Modelo de Utilidad, con lo que consideraban protegida una máquina que pretendía cambiar de forma sustancial un proceso muy importante en el sector de la agricultura. Las reivindicaciones de innovación listadas en el Modelo de Utilidad, así como la memoria en general, contaban la idea de producto que los inventores consideraban novedosa. 

Afortunadamente, para ellos y para nosotros :), decidieron fabricar su invento en nuestro laboratorio de fabricación de prototipos. Las primeras reuniones fueron duras y agridulces. Nuestro equipo de ingeniería tardó muy poco en conseguir las mismas funcionalidades que se describieron en el Modelo de Utilidad, pero con tecnología más avanzada y eficiente. Estas soluciones cambiaban radicalmente los conceptos definidos en el Modelo de Utilidad, por lo que había una decisión que tomar:

¿Conseguir un producto innovador que respondiera a las necesidades del mercado de forma eficiente, o fabricar un prototipo que cumpliera estrictamente con lo que se describió en el Modelo de Utilidad?

¿Qué harías tú?

Seguramente te viene a la mente una solución intermedia. Modificar el Modelo de Utilidad. Lamentablemente esto no es posible, por lo que la inversión y tiempo dedicado a patentar una idea antes de estudiar los antecedentes y las reivindicaciones de innovación, así como fabricar los prototipos, tienen que ser, si o si, antecedentes de una patente o protección legal. 

Afortunadamente, en el caso de nuestros clientes, contaban con financiación suficiente para comenzar todo el proceso. Estudiamos las tendencias de reivindicaciones de innovación que conformaban patentes similares, probamos diferentes alternativas en el proceso de prototipado y actualmente, el producto se está industrializando para formar parte de la cartera de productos de un distribuidor de renombre en el sector de la agricultura. 

Si quieres conocer más detalles sobre los conceptos compartidos, o quieres debatir con nuestro equipo de atención a inventores, no tienes más que reservar tu primera cita AQUÍ.