Cuéntanos tu idea

¿Quién financia mi prototipo?

Los inventores y emprendedores se enfrentan a un auténtico muro de hormigón después del momento de excitación, cuando surge la gran idea. Ya en el post “El Modelo de Utilidad. La falsa adrenalina de los inventores” explicamos los principales riesgos que corre el inventor en ese momento y las razones por las que caen en la tentación del Modelo de Utilidad, incluso sin demostrar la viabilidad técnica del invento. En este post pretendemos poner en tus manos la información más relevante sobre métodos de financiación para prototipos.

Pero, después del brindis por ser propietario de un título de Modelo de Utilidad, lo habitual es que el inventor aterrice en la realidad. El Modelo de Utilidad, no es, ni de lejos, un argumento suficiente para que inversores o potenciales socios industriales se interesen por tu invento. ¡Dicho de otra forma!  Las grandes marcas y los inversores no compran sueños ni dedican tiempo a su análisis.

Lamentablemente, cuando el inventor descubre la importancia del prototipo funcional, puede ser demasiado tarde. En ese momento valora el tiempo que ha dedicado a intentar “colocar” su idea y Modelo de Utilidad sin éxito, o bien a convencer a inversores privados de la gran aventura. Teniendo en cuenta que este ciclo es un patrón muy habitual entre nuestros clientes, te compartimos 5 verdades, que no son bonitas, pero pueden ayudarte a evitar esta situación y encontrar fuentes válidas para obtener financiación para prototipos:

Financiación para prototipos:

 

  1. Recuerda que toda idea debe ser aterrizada en el mercado con un modelo de negocio. ¿Cuál es el tuyo? ¿Pretendes vender a tus segmentos de clientes? ¿Pretendes licenciar el uso de tu invento? ¿Qué tipo de empresas o clientes finales accederán a tu modelo? En función de estas conclusiones básicas, diseña una estrategia de desarrollo de producto, pero también de negocio.Es fundamental para obtener financiación para prototipos.
  2. Define claramente cuáles son los hitos que te propones a corto plazo. Por ejemplo: Validar la viabilidad técnica del producto, definir en tu producto argumentos que le acerquen a los intereses de la industria, etc… En función de estos hitos, podrás definir los objetivos que persigues con el prototipo
  3. Escribe los requisitos funcionales de tu prototipo, especialmente los que son críticos, o muy necesarios para que el prototipo funcional pueda ser válido para conseguir los objetivos que te has propuesto en el punto anterior. 
  4. Identifica una empresa experimentada en fabricación de prototipos. ¡Cuidado! No hace mejor prototipo el que tenga mayor cantidad de empleados o maquinaria más cara. Valora los precios cerrados y las garantías de que se comprende lo que realmente quieres conseguir. 
  5. No sueñes con inversores o socios industriales en una etapa tan temprana. Si decides meterte en el ciclo, debes contar con un capital mínimo, al menos suficiente para fabricar tu prototipo funcional, protegerlo en caso que proceda y luego comercializarlo, al menos durante la primera etapa.

Como conclusión, serás el único inversor de tu proyecto mientras no tengas algo serio que mostrar. Siendo realistas, cómo crees que los inversores o socios industriales van a apostar por tu proyecto si no has llegado ni a demostrar, con tus medios, la funcionalidad del mismo… estoy seguro que estás totalmente de acuerdo conmigo en esta afirmación. 

Como recomendación adicional para conseguir financiación para prototipos, evita en una etapa tan temprana, la presentación del proyecto a terceros, incluso a inversores. Aunque el mercado luzca gigantesco, la realidad es que somos muy pocos, por tanto, probablemente, cuando de verdad esté en condiciones, puede que no te abran las puertas nuevamente. Una vez cuentes con tu prototipo funcional, muy similar a lo que será el producto final, con terminaciones acorde a lo que espera el mercado y con las oportunas protecciones, seguro se abrirán muchas más puertas. 

Los inventos y patentes no se venden. ¡Se compran!